Biografía del mes

Enero: Simón de Rojas Clemente

Destaca su Ceres Hispánica, la mayor recopilación de los cereales españoles realizada hasta la fecha

Simón de Rojas Clemente (1777-1827), nació en Titaguas, Valencia, e ingresó muy joven en el Seminario de Segorbe, desde el que marchó a Valencia para seguir sus estudios, aunque se sentía más atraído por las ciencias humanas y naturales que por la vocación sacerdotal.

A los 23 años, se presentó en Madrid a las cátedras de Lógica y Ética en el Seminario de Nobles, que no consiguió, pero pudo seguir estudiando árabe, botánica y química. Viajó por Francia e Inglaterra, aprovechando una misión diplomática y allí pudo realizar numerosas recolecciones para el herbario de Madrid. Conoció a Casimiro Gómez Ortega, catedrático del Real Jardín Botánico de Madrid, que le favoreció con varias colaboraciones botánicas y por entonces junto con su buen amigo Mariano Lagasca, publican la Introducción a la Criptogamia Española (1802).

En una España muy convulsa políticamente, el valido del rey Godoy le realizó el encargo de la Historia Natural del Reino de Granada (similar a la que había publicado Cavanilles para Valencia).

Este nuevo viaje llevó a Rojas a recorrer todo el antiguo Reino, muestreando las plantas silvestres y cultivadas, publicando Variedades de la vid común que vegetan en Andalucía, una de las principales obras españolas de Ampelografía.

También dentro de las plantas cultivadas Clemente y colaborando con Lagasca, realizó otra aportación muy importante, la Ceres Hispanica, la mayor recopilación de los cereales españoles realizada hasta la fecha, recolectando numerosos pliegos de herbario, que parcialmente se perdieron en la guerra de la Independencia.

Tras esta contienda y de nuevo en Madrid con Lagasca, catalogaron las colecciones de plantas americanas de las expediciones de Celestino Mutis y revisaron la obra Alonso Herrera del s XVI de Agricultura general, para recuperarla y actualizarla.

Finalmente, 1820, quebrantada su salud por la fiebre amarilla, se retiró a Titaguas, donde siguió compilando datos para su Historia Natural de Titaguas y continuó recogiendo y observando la flora y fauna de la zona, así como corrigiendo distintas obras de agricultura y agronomía.

Febrero: Carlos Vicioso Martínez

Realizó monografías y revisiones de géneros como Quercus, Thymus, Rosa y Trifolium, así como herborizaciones y colecciones.

Carlos Vicioso Martínez (1886-1968) nació en Calatayud y se formó como ayudante de montes, trabajando durante más de 50 años dedicado a la botánica.

Vicioso realizó desde una óptica taxonómica numerosas monografías y revisiones de géneros muy complicados como Quercus, Thymus, Rosa y Trifolium, así como herborizaciones y colecciones de plantas de distintos puntos de la Península Ibérica.

En total publicó más de 30 obras entre las que destacan Estudios sobre el género Rosa en España, Revisión del género Quercus en España, Las Salicáceas de España, Genísteas Españolas, Tréboles Españoles, Revisión del género Trifolium, Revisión del Género Ulex en España, etc...

Publicó también varios libros de ecología de la vegetación y fitosociología.

Fue muy apreciado por otros de sus colegas contemporáneos como Pio Font Quer y fue nombrado socio numerario de la Real Sociedad Española de Historia Natural, recibiéndo también el título de Caballero de la Orden del Mérito Agrícola.

Marzo: Santiago Grisolía García

Sus investigaciones se han centrado en la enzimología del metabolismo de nitrógeno o el metabolismo de fosfogliceratos, entre otras.

Santiago Grisolía García nació en Valencia el 6 de Enero de 1923. Se licenció en la Universidad de Valencia (1944) y realizó la tesis doctoral en Madrid (1949).

A los veintidós años se marchó a Estados Unidos, convirtiéndose en el primer alumno graduado del profesor Ochoa en el Departamento de Química de la Universidad de Nueva York.

Durante muchos años ha sido profesor de Bioquímica y Biología molecular en la Universidad de Kansas, así como en las de Chicago y Wisconsin.

El trabajo de Grisolía se ha centrado en materias como la enzimología del metabolismo de nitrógeno (ciclo de la urea y degradación de pirimidinas), el metabolismo de fosfogliceratos, el recambio y degradación intracelular de proteínas y el control de la síntesis de la tubulina en el cerebro.

Ha publicado más de cuatrocientos trabajos científicos, y alrededor de treinta artículos divulgativos, desarrollando, asimismo, una labor docente investigadora a lo largo de muchos años en muy diversos países europeos y americanos.

Es académico correspondiente de la Academia de Ciencias de Madrid y de Córdoba (Argentina), de la Academia de Medicina de Bélgica. Es, además, catedrático honorario de la Facultad de Medicina de Valencia y doctor honoris causa por diversas universidades españolas y de las de Florencia y Siena en Italia. También es presidente del Comittee for Scientific Coordination de la UNESCO para el proyecto del Genoma Humano, director y fundador de la Escuela de Formación de Investigadores, al amparo del Convenio de Cooperación Recíproca establecido entre la Universidad de Kansas y el Instituto de Investigaciones Citológicas de Valencia, del que fue director hasta 1991. Actualmente, es Presidente del Consell Valencià de Cultura desde 1996.

Abril: Nicholas Culpeper

Tradujo del latín obras como la Farmacopea Londinense acercando este conocimiento a la población en general.

Nicholas Culpeper, nacido en el s XVII en Londres, botánico, herborista y astrólogo, se reveló contra las costumbres impuestas en su país, puesto que ni la ciencia de sus contemporáneos, ni sus tratamientos y remedios curativos, demasiado caros para la mayoría de la gente, no le resultaban provechosos para sus estudio de medicina y botánica.

Culpeper se enfrentó con sus colegas, que incluso le impidieron graduarse en Cambridge y durante años estuvo curando gratis en la periferia de Londres a los pacientes más pobres. Tradujo al inglés obras del latín, como la Farmacopea Londinense hasta entonces entendidas sólo por los expertos y recogió en sus obras el saber de la medicina tradicional, basada en el uso de las plantas y a divulgar aquellos remedios que estaban al alcance de la población.

Culpeper aportó además un nuevo enfoque a la medicina y a la farmacopea, uniendo los tratamientos basados en plantas, con su implicación astrológica: a cada planeta o astro, le correspondía una o varias plantas que estaban bajo su influencia. Estas plantas, desarrollaban un poder arcano que multiplicaba sus efectos beneficiosos en el uso de los remedios. De este trabajo se obtiene el Horóscopo de Culpeper, una obra en la que se mezcla la alquimia con la medicina, por medio de la farmacología de las plantas.

Mayo: Pius Font i Quer

Destacó como uno de los nombres más importantes de la ciencia Botánica catalana y española de mediados del siglo XX.

Se licenció muy joven en Ciencias Químicas, pero la falta de expectativas laborales le llevó a estudiar la carrera de Farmacia y una vez acabada ingresó en el cuerpo de Sanidad Militar.

Durante los años de la II República, fue profesor de Farmacia y Botánica en la Universidad de Barcelona y en la Escuela de Agricultura. Fundó lo que hoy se conoce como el Jardín Botánico Histórico de Barcelona.

Fue un gran investigador de la terminología botánica popular y científica en lenguas catalana y castellana. Destaca el Diccionario de Botánica (1953) gracias al cual el vocabulario botánico español goza de prestigio internacional.

Sus obras más conocidas son Plantas medicinales, El Dioscórides renovado (para honrar a las antiguas revisiones renacentistas de la obra de Dioscórides, especialmente las de Andrés Laguna y Andrea Mattioli). Este último es un clásico entre los libros sobre plantas medicinales. Fue publicado por primera vez en el año 1961 y reimpreso decenas de veces, este libro es un punto de referencia para farmacéuticos, médicos, herbolarios y naturistas de muchos países.

Su tercer libro más conocido es Botánica Pintoresca donde con un lenguaje más directo trató de acercar al gran público la ciencia botánica.

Además de describir numerosos taxones, especies y subespecies le han sido dedicadas y llevan el epíteto fontqueri en su memoria y como ejemplos tenemos Alchemilla fontqueri, Moehringia fontqueri y Verbascum fontqeri, entre otros.

Junio: Andrés Laguna de Segovia

Contribuyó al desarrollo de la medicina, la farmacopea y la botánica y se le considera el creador e la farmacognosia.

Andrés Laguna de Segovia (1499 – 1560). Fue un médico notable (judío converso) estudió medicina en Salamanca y en París y fue nombrado Doctor en la Universidad de Bolonia.

Fue médico de los más ilustres personajes de su tiempo, entre ellos, del Emperador Carlos V y el papa Julio II. Gracias a su prestigio y renombre, Felipe II creó en Aranjuez, uno de los primeros Jardines Botánicos españoles.

Realizó numerosos viajes por Europa, distinguiéndose por sus aportaciones científicas, literarias y políticas, realizando traducciones de las obras de los grandes sabios de la antigüedad, destacando obras de Aristóteles y de Luciano y la Materia médica de Dioscórides. En toda su vida escribió más de 30 lbros.

Andrés Laguna contribuyó al progreso de la medicina, la farmacopea y la botánica. Destacan sus estudios sobre los principios medicinales de más de seiscientas plantas, de las que él mismo realizó las ilustraciones y recogió sus nombres en griego, latín, árabe, castellano, catalán, portugués, francés, italiano y alemán.

Andrés Laguna es considerado el creador de la disciplina que llamamos farmacognosia que se centra en el conocimiento de las propiedades terapéuticas de las plantas y minerales.

Julio: Trótula de Salerno

Considerada como la primera ginecóloga de la historia, escribio varios tratados de anatomía y fisiología femenina.

Trótula de Salerno (¿ - 1097) es considerada la primera ginecóloga de la historia. Perteneció a un activo grupo científico: Mulieres Salernitae o Damas de Salerno, célebres como médicas y estudiosas de la medicina dentro de la escuela de Salerno, considerada la primera Universidad de Europa, y el primer centro médico independiente de la Iglesia, donde predominaba el profesorado femenino y era la única universidad de los siglos XI y XII exclusivamente médica y laica.

Ejerció extensamente la medicina y la docencia, y escribió varios tratados, que fueron textos de referencia en las escuelas de medicina hasta el siglo XVI.

Desde tiempos de Aristóteles, las enfermedades de la mujer se habían relacionado on la menstruación. Trótula de Salerno desvaneció el prejuicio de la época sobre los efectos de la menstruación, que las convertía en “venenosas”.

Escribió varios tratados de anatomía y fisiología femenina. En su “Passionibus Mulierum”, explicaba la menstruación, la concepción, el embarazo, el parto, el puerperio, el control natal, las enfermedades del útero y de las vías urinarias. Gran parte de los remedios aplicados por Trótula se basaban en las plantas emenagogas y sus teorías médicas fueron muy avanzadas.

Pero en el siglo XII, se empezaron a atribuir sus libros a su marido (Trottus) y en el siglo XV ya se negaba su existencia, pero fue en el XVI cuando se borró de la historia tanto a ella como a las damas demás de Salerno, hoy Trótula es estudiada en las Facultades de Medicina, por sus grandes aportaciones al campo de la obstectricia y ginecología.

Agosto: Paracelso

Enemigo declarado de la medicina galénica, promovió la experimentación y se enfrentaron al saber oficial de la época.

Paracelso (1493-1541) cuyo nombre completo era Teofrasto Bombast von Honenheim, nació en Suiza hijo de un conocido médico. Recorrió toda Europa central aprendiendo medicina y difundiendo sus particulares ideas, que se enfrentaron al saber oficial de la época.

Intentando llegar a lo más profundo de minerales, animales y plantas, ideó la teoría del signo o signaturas, que más tarde sus discípulos, entre ellos Oswaldo Crollius desarrollaron con mayor amplitud. Esta teoría hoy rechazada que relacionaba las virtudes de las plantas con la astrología y el poder divino, sirvió no obstante para encontrar nuevas plantas medicinales que habían pasado inadvertidas a los autores clásicos.

Enemigo declarado de la medicina galénica y aunque llevado de teorías filosóficas y teológicas, promovió la experimentación a través de la alquimia, lo que supuso el inicio de la ciencia y de la química moderna. Lo que denominó “espagiria” no era sino el inicio de la búsqueda de los extractos vegetales a través de la destilación, fermentación o calcinación, procesos a través de los cuales se obtenía la esencia de las plantas, mucho más potente que ellas mismas.

En el plano médico revalorizó el papel de la cirugía (hasta la fecha denostada por la medicina oficial y practicada por los barberos) con su tratado “La gran cirugía” y descubrió la naturaleza de la sífilis o del bocio, aplicando un tratamiento que las aplacaba.

Algunas de las formulaciones de Paracelso siguen vigentes hoy día en las medicinas Homeopáticas y en otras corrientes medicinales alternativas.

Septiembre: Josias Braun-Blanquet

Su obra cumbre Pflanzensoziologie, revolucionó la Geobotánica en todo el continente europeo

Josias Braun-Blanquet (1884-1980), botánico suizo que desde muy pronto destacó por su visión innovadora de la ciencia de la vegetación, convirtiéndose en el lider de la escuela centroeuropea de Geobotánica. Como director de la Station Internationale de Géobotanique Méditerranéenne et Alpine (SIGMA), combinó sus conocimientos sobre los dos tipos de vegetación dominantes en Europa.

Como resultado de sus profundos estudios, aparece publicada en 1928 su obra cumbre Pflanzensoziologie (Fitosociología), que supone una gran revolución para la Geobotánica en todo el continente europeo. En ella se sistematizan las comunidades vegetales o “biocenosis” de manera jerárquica, de manera similar a la taxonomía vegetal. El estudio de dichas biocenosis a partir de inventarios (fase analítica), realizados con índices de estimación de cobertura y de la forma de agregarse las especies (sociabilidad), permiten una agrupación estadística de datos (fase sintética) que permiten el reconocimiento de la “asociación” vegetal, unidad básica de los estudios fitsociológicos y su inclusión dentro de la sistemática fitosociológica.

En España su escuela tiene numerosos seguidores, influidos principalmente por las enseñanzas de los profesores Oriol de Bolòs (que fue discípulo directo suyo) y Salvador Rivas Martínez. Ambos han introducido numerosas mejoras al método sigmatista original, ampliando los estudios al nivel de paisaje, y desarrollándo la Biogeografía y la Bioclimatología, herramientas que permiten una aplicación universal de este método.

Octubre: Arnau de Vilanova

Su obra Regimen Sanitatis ad regem Aragonum constituyó uno de los manuales sanitarios más importantes de la Europa medieval

Arnau de Vilanova (1240-1311), nació en la Valencia recién conquistada por Jaime I, de padre aragonés y madre de Montpellier, ciudad en la que desarrolló buena parte de su carrera como médico. En su ciudad natal pudo todavía aprender de los médicos árabes y de sus textos, que junto con sus estudios de la Articella Salernitana (Escuela de Salerno) constituyeron sus pilares médico-farmacéuticos.

Tradujo al latín el Tratado de los medicamentos simples de Abu-S-Salt Umayya, texto que resultó fundamental en su posterior etapa de profesor de medicina en la Universidad de Montpellier.

Fue uno de los médicos más prestigiosos de su época, estando al servicio del rey Jaime II de Aragón y del papa Clemente V.

Entre su obra destaca el Regimen Sanitatis ad regem Aragonum, que traducido a diversas lenguas constituyó uno de los manuales sanitarios más importantes de la Europa medieval. Otras obras importantes fueron el es Speculum medicinae en el que se esbozan los principios de la ciencia médica moderna, De graduatibus medicinarum unos de los intentos medievales de dosificar los medicamentos de forma matemática y como no su famoso Antidotarium Arnoldii, un extenso catálogo de los principales medicamentos simples y compuestos de la época, precursor de las actuales farmacopeas.

Noviembre: Pere Dot i Martínez

Desarrolló más de 150 nuevas variedades de rosas en miniatura y e investigó sobre el color, el perfume y las formas de esta especie

Pere Dot i Martínez (1885-1976) nació en Sant Feliu de Llobregat, donde empezó a trabajar con su padre, Simó Dot (uno de los jardineros de la época, más importantes de Europa) con el que se inició en las técnicas de floricultura y jardinería.

Posteriormente se trasladó a París y más tarde a Bélgica, donde comenzó a interesarse por el mundo de las rosas y se perfeccionó en las técnicas de polinización e hibridación.

En el inicio de su carrera como obtentor de rosas, cultivó híbridos de té, consiguiendo ampliar la gama colores de las flores. Pero sin duda alguna concentró grandes esfuerzos en una cuidadosa obtención de rosas miniaturas desarrolladas a través de cruces entre rosas de té y rosas miniaturas chinas.

Basó la creación de nuevas variedades en la Rosa pernetiana, propia de lugares cálidos y consiguió desarrollar más de 150 nuevas variedades miniatura y además profundizó en la investigación sobre el color, el perfume y las formas de las rosas.

Consiguió ser uno de los mejores cultivadores de rosas de su época, ganador de más de 26 medallas de oro, 17 certificados de mérito, además de múltiples premios y reconocimientos a nivel nacional e internacional. Algunas de sus obtenciones más famosas ‘Condesa de Sástago’ y ‘ ‘ todavía gozan de reconocimiento internacional.

Diciembre: José Quer y Martínez

Creador del Real Jardín Botánico de Madrid, reunió un extenso herbario durante sus viajes por la peníncula, África e Italia.

José Quer y Martínez (1695 - 1764) fue el creador del Real Jardín Botánico de Madrid. Fue cirujano e ingresó en el regimiento de Soria (que se encontraba entonces en Gerona) y reunió un extenso herbario por Cataluña, Aragón, Valencia y norte de África, aprovechando sus viajes.

Entre 1742 y 1746 viajó a través de Italia donde pudo ampliar su formación como cirujano y botánico.

A su vuelta a Madrid, plantó en el jardín de los Duques de Atrisco su colección de semillas. Pronto fue insuficiente y tuvo que ser ampliado con el del conde de Miranda.

En 1755, Fernando VI, conocedor del interés de los trabajos de José Quer para el desarrollo de la botánica en España, cedió su huerto de Migas Calientes para que fuese destinado a Jardín Botánico de Madrid.

José Quer fue nombrado primer profesor de botánica en dicho jardín y su obra más importante ‘Flora española o Historia de las plantas que se crían en España’ quedó inconclusa a su muerte y fue acabada por su discípulo Casimiro Gómez Ortega.